Ricardo Amasté

Bilbaíno a pesar de todo.

Entre el “Preferiría no hacerlo” y el ¡No puedo parar!.

Maestro ignorante y des-artista. A medio camino entre Eskorbuto y Bob Esponja. Intentado poner la vida en el centro. Habitante de ColaBoraBora, una isla entre la realidad imperante y el deseo proyectado, en la que se dedican a redefinir los QUÉs transformando los CÓMOs. Investigadora y cobaya en el laboratorio de prácticas coalborativas Wikitoki. Tratando desde KARRASKAN de que cale eso de la innovación en cultura y la cultura de la innovación. Contribuyendo al despliegue de la Economía Social y Solidaria desde REAS Euskadi.

Le gusta buscar lo exótico en lo cotidiano, lo cercano y los adentros.

Abierta ¡ABIERTA!


Diversión e inquietud.
Diversidad y experimentos.
Curiosidad y cotidianeidad.
Señales y encuentros.
Ilusión y energía.
También controversias.
Y la lluvia nos respetó.

Cosas que te hacen pensar.
Cosas que te hacen sentir.
Nuevos pensimientos.
No es un evento, es una sensación.
No es esto o aquello, sino el conjunto de lo que es y de lo que quizá no siendo, sea.
Hacer cola y que haciendo cola ya pasen cosas.
Gente que no sabe de qué va esto de la Gau Irekia, pero nota que esta noche pasan cosas extrañas.
Sentirnos seducidas por la extrañeza. Disfrutarla.
Una invitación a mirar una y otra vez, aunque creas que ya lo has visto, para seguir aprendiendo.
Pasar frente a ese lugar que has pasado tantas veces y esta vez, fijarte y entrar.
Otros lugares en los que no se está programando nada esta noche pero que te apuntas para otro día.
¿Hacer de cada noche una noche abierta sin necesidad de que sea la Gau Irekia?

Dadaemas.
Programación doble en las ruinas del convento.
El Sarean reabierto.
Justo al lado ha crecido un árbol de deseos.
Un bocadillo de lomo y un paquete de patatas de sabor a huevo frito.
Anarquismo doméstico.
ELLAS que también estaban en BALA.
El Luzatu un gran acierto.
El Anti-Tour una pasada.
¿maketo o meik tu?

Lugares insospechados. Pequeñas lonjas que funcionan como puertas dimensionales, como pasadizos espacio-temporales. La última cabina del barrio. Establecimientos que tu subconsciente quiere pensar que ya solo son pura representación, pero que en realidad son demasiado reales. Viajes realizados y caminos recorridos. Laberintos. Patios de vecinas. Portales custodiados. Un recordatorio a aquel banco público que quitaron. Recordatorios a vidas quitadas.

Juicios rápidos, problemas complejos.
Poética para abordar la complejidad creando complicidad.
La complicidad que se crea al entrar a ciegas.
Cambios de identidad.

Empezar en una rave con sandwich de nocilla cuando aún no es de noche y terminar perreando rodeada de las sospechosas habituales, pero también de un montón de gente hasta entonces desconocida.
De lo de perrear me hablaron, porque yo ya no estaba allí.
Tantas cosas a las que había pensado ir, pero al final no fui, porque la noche te va enredando si te dejas enredar sin ir con ansiedades programáticas.
Me volví a casa con mi “pongo”, porque no llegué a pasar por la gualaparty.
Por la mañana madrugué.
Repasar la etiqueta #gauirekia echando la primera cagada.
Luego, de muchas cosas lo que te llegan son rumores.

Una noche abierta ¡ABIERTA! Así de simple.
Un barrio que son muchos barrios, multibarrios, transbarrios.
Sea como sea, notar que se hace barrio, que hacemos barrio.

ESKERRIK ASKO!
ESKERRIK ASKO!
ESKERRIK ASKO!

Ricardo Amasté (@Ricardo_AMASTE)